Tenemos la misión de crear un planeta más saludable. Esto no significa hacer que las personas entrenen. Significa que ayudamos a las personas a enamorarse del fitness

ENVÍAR
Síguenos

Les Mills

ADAPTA TU OPERACIÓN DE CLASES GRUPALES A LA NUEVA REALIDAD

A medida que los clubes de todo el mundo comienzan a operar de nuevo, ¿qué medidas pueden tomar para que sus principales servicios se reactiven exitosamente, sabiendo que sus usuarios se preguntarán qué actividades son seguras?

Compartiremos seis consejos para que pongas en marcha tu oferta de entrenamiento grupal con éxito y con seguridad!

A raíz de esta pandemia, que aún sigue afectando de forma importante a muchos países, apoyar a las personas para que vuelvan a sus rutinas habituales de ejercicio plantea una serie de desafíos, así como una gran incertidumbre acerca de qué actividades son seguras y cuándo empezar a ofrecerlas.

Una cosa que es segura, es que la inactividad física traerá consecuencias catastróficas para nuestra salud física y mental, la economía y el medio ambiente. Solo en los EE. UU., se proyecta que las enfermedades crónicas que se pueden prevenir con ejercicio regular costarán 42 billones de dólares entre 2016 y 2030.

El COVID-19 ha traído un gran progreso en la gama de opciones para que las personas se mantengan activas en casa, pero la MOTIVACIÓN sigue siendo la clave para lograr tener una rutina de entrenamiento regular y esta es la razón por la que existe nuestra industria. Nadie es dueño de la patente de una press de pecho, y no hay una trotadora más fina que un agradable camino al aire libre, sin embargo, los miembros de los centros fitness son en promedio 14 veces más activos que los que no son miembros.

Las personas necesitan motivación para mantenerse activas y es por eso que es tan importante para los gimnasios – y todas las cosas que los hacen inspiradores – reabrir lo más pronto y seguro posible. En términos del entrenamiento grupal, sabemos que las clases en vivo son una de las formas más poderosas de motivación, y los números lo confirman.

Las personas que asisten a clases grupales visitan su gimnasio 4 veces por semana (comparado con las 1,9 visitas semanales promedio, de acuerdo con estudios realizados por IHRSA). Aquellos que hacen 3 o más clases de Les Mills por semana, permanecen afiliados a su club 50% más tiempo que aquellos que no hacen las clases, es decir, 9.8 meses adicionales por miembro (Qualtrics, 2019). Además, los asistentes a clases grupales recomiendan su gimnasio a un 18% más de personas que quienes no asisten a ellas, mientras que el 10% de los asistentes a clases grupales recomiendan su gimnasio a más de 10 personas. 

En pocas palabras, las personas que asisten a clases grupales se encuentran entre el tipo de cliente más valioso que un centro fitness puede tener. Al permanecer afiliados más tiempo y atraer a más nuevos miembros, los usuarios de clases grupales forman la base de un club exitoso. Entonces, ante la incertidumbre, ¿cómo puedes volver a poner en marcha tu salón de clases de manera segura y rápida? Aquí hay seis consejos para empezar a ofrecer tus clases con el pie derecho, después de la reapertura. 

1. DISTANCIAMIENTO SOCIAL INTELIGENTE

Dado que es probable que se exija distanciamiento social durante muchos meses, optimizar el espacio dentro y alrededor del gimnasio es esencial para que los afiliados regresen a las clases grupales, particularmente cuando la capacidad instalada se reduce considerablemente. Esto requiere una mentalidad ágil y una voluntad de adaptación. Por ejemplo, algunos gimnasios están impartiendo clases grupales en canchas de baloncesto, parques e incluso parqueaderos.

La clave para los centros fitness es definir la capacidad instalada correcta de acuerdo al tamaño del salón y a los requerimientos locales de distanciamiento social. En EE. UU., Crunch Fitness usa cinta para crear “cuadrículas” en el piso y así garantizar que los miembros mantengan una distancia segura durante las clases grupales, mientras que algunos clubes en China han adoptado un enfoque gradual para la prestación de sus clases. 

“Con muchos clubes abiertos desde hace más de dos meses, estamos empezando a ver que el fitness grupal está regresando con fuerza”, dice la directora ejecutiva de Les Mills China, Jane Jiang, quien ha estado trabajando estrechamente con 1,400 gimnasios para ayudarlos a que sus salones de clases grupales vuelvan a la acción. “Los gimnasios empezaron con programas de indoor cycling porque las bicicletas aseguran que las personas estén en posiciones fijas y con el espacio adecuado. A las clases como BODYPUMP™ y CXWORX™ también les está yendo bien, ya que los participantes no necesitan moverse de su puesto, mientras que las clases que implican desplazamientos requieren un poco más de consideración. Pero gradualmente hemos empezado a ver que clases de mayor intensidad como BODYCOMBAT™ también están regresando. Lo que ha quedado claro es que los usuarios están encantados de volver a las clases y compartir una experiencia social”.

2. GESTIONAR LAS RESERVAS

Con los gimnasios operando a una capacidad reducida, el tiempo y el espacio son muy importantes, por lo que es vital optimizar las asistencias de los usuarios. Esto requiere un sistema de reservas bien pensado, que sea confiable y que brinde a todo el mundo las mismas posibilidades de asistencia. También significa lograr un equilibrio adecuado entre continuar atendiendo la demanda de entrenamiento en línea, mientras logras que la gente vuelva a tus instalaciones. “Los miembros querrán planificar y programar sus visitas, así que asegúrate de que les resulte fácil reservar clases para que puedan tener una sensación de rutina y control en sus vidas”, aconseja la copropietaria de Styles Studios Fitness y miembro de la Junta de IHRSA, Carrie Kepple.

Las clases virtuales dentro del salón de clases grupales también son una excelente alternativa para optimizar la capacidad del gimnasio y ofrecer una solución rentable durante todo el día, si el número de asistentes a las clases no justifica el costo de un instructor.

3. MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD DE ALTA CALIDAD

Con regulaciones y estándares de higiene para la industria que varían ampliamente según el país, las pautas oficiales de cada gobierno serán la hoja de ruta para los centros fitness en este aspecto, así como cualquier elemento adicional que puedan incorporar para tener un salón de clases seguro. Más allá de esto, hay muchos ejemplos prácticos de clubes reabiertos en todo el mundo que vale la pena considerar, incluidos regímenes de limpieza, señalización clara y visible y sistemas de circulación unidireccional para mitigar el riesgo de transmisión. En Will’s Gym (operador de 170 clubes premium en China), el sistema de radio del gimnasio respalda las medidas de seguridad al explicar las reglas de distanciamiento social e higiene cada 30 minutos, mensaje que es reiterado contantemente por los entrenadores.

Mientras tanto, los gimnasios de Les Mills en Nueva Zelanda exigen que los socios traigan su botella de agua y toalla para reducir la posibilidad de contagio a través del equipamiento o de los bebederos, además de cualquier equipo portátil que requieran, como guantes de boxeo o mats de yoga. 

En muchos mercados los horarios de clases grupales se han rediseñado con el fin de tener como mínimo 15 minutos entre cada clase para la limpieza necesaria de superficies y equipamiento, así como para evitar que se formen multitudes fuera del salón entre clases. 

Organizaciones como IHRSA y EuropeActive, han emitido extensas pautas para los gimnasios, incluyendo consejos para eliminar cualquier equipamiento de uso común que absorba el sudor, como colchonetas de yoga o rodillos de espuma, e insisten en que los miembros traigan sus propios elementos.

4. REIMAGINANDO LA EXPERIENCIA DE LOS USUARIOS

Cumplir con las pautas gubernamentales y de la industria sobre seguridad es claramente la principal prioridad, pero adicionalmente se pueden hacer muchos ajustes en la experiencia de los usuarios para que ellos sientan que es seguro volver a entrenar.

Bajo la premisa de que “la percepción es la realidad”, los gimnasios premium con sede en Asia, Pure Group, están reforzando visualmente cada acción llevada a cabo para que los usuarios se sientan seguros. Los equipos de limpieza se han incrementado y posicionado para estar siempre a la vista cuando los miembros se mueven por las instalaciones, mientras que hacen todo lo posible para comunicar las nuevas medidas de higiene a través de su aplicación, redes sociales y avisos dentro de las sedes.

Y aunque la evidencia científica en torno a la efectividad de las máscaras faciales para limitar la propagación de COVID-19 sigue sin ser concluyente, muchos países y organizaciones están a favor del uso de tapabocas como medio de prevención del contagio. Los gimnasios que buscan calmar los temores de los miembros más ansiosos, exigen que tanto los usuarios, como todo el personal, usen mascarillas durante el tiempo que permanecen en las instalaciones, al menos durante las primeras semanas. Esta fue la situación en China, donde los tapabocas eran inicialmente obligatorios, aunque esta medida ya ha empezado a relajarse. 

5. DARLE LA BIENVENIDA A LOS NUEVOS USUARIOS

Uno de los resultados del aislamiento ha sido la explosión de personas que se ejercitan por medio de ofertas digitales. Nuevos hallazgos sugieren que esto podría traer grandes oportunidades para los gimnasios. Una investigación llevada a cabo por Alliance Leisure, encontró que el 69% de las personas que no hacían ningún tipo de actividad física antes del aislamiento, ha aumentado sus niveles de ejercicio, mientras que el 96% de quienes probaron el entrenamiento online ofrecido por un centro fitness durante el aislamiento, afirmó que usaría esa instalación cuando reabriera. 

Con la potencial afluencia de nuevos miembros hambrientos de entrenamientos grupales cuando los gimnasios abran sus puertas de nuevo, es fundamental definir una estrategia para atraerlos y retenerlos, teniendo en cuenta que tal vez mucho de ellos nunca antes hayan estado afiliados a un centro fitness.

Comunicar las precauciones y las medidas de seguridad que se han implementado, contagiar un sentido de comunidad y cuidado mutuo y definir los factores que los atrajeron a sus instalaciones en primer lugar, son los pilares centrales a tener en cuenta aquí. El personal del gimnasio también tiene una rol muy importante para ayudar a los nuevos usuarios a aclimatarse a su gimnasio, construyendo la frecuencia e intensidad del entrenamiento paso a paso.

6. DARLE TAMBIÉN UNA GRAN BIENVENIDA A LOS AFILIADOS EXISTENTES

Todos los centros fitness tienen seguidores incondicionales, pero no todos regresarán de inmediato. Por esto, es muy importante destacar, a través de los diferentes canales de comunicación de tu gimnasio, que las personas están de vuelta y enfatizar que se siente muy bien volver a entrenar. Las personas han estado encerradas durante mucho tiempo y se les ha enseñado a temer al contacto social, por lo que mostrar a los usuarios que es seguro regresar, también debe ser el enfoque. 

Si bien muchas cosas han cambiado, algunos principios siguen siendo los mismos. Es tu equipo el que en primer lugar impulsa a la gente a afiliarse a tu gimnasio, así que es tu gente quien será la clave para traerlos de vuelta una vez llegue la hora de reabrir. 

Además del impacto operativo que tu equipo puede tener para poner en marcha tu centro fitness de nuevo, considera la importante contribución emocional que puede hacer para ayudar a los usuarios a sentirse seguros nuevamente.

“Los instructores tienen el corazón de los afiliados más que nadie en tu gimnasio y esto se necesita ahora más que nunca”, agrega Carrie Kepple. “Los instructores serán los primeros en regresar y harán lo que sea necesario para que los usuarios se sientan muy bien de volver. Es probable que tengan muchas relaciones con los afiliados y también es importante asegurarse de que hagan un verdadero esfuerzo para conectarse e interactuar con los usuarios que no conocen”.

ADD COMMENT